« volver

¡Instalación artística con papel!

La semana pasada los alumnos de osos tuvieron la oportunidad de investigar,descubrir y experimentar con diferentes materiales, inventando nuevas formas de juego y dando diferentes usos a objetos cotidianos que encuentran en su entorno más cercano.

El niño aprende a través del juego a resolver problemas de manera creativa, ejercitando de este modo su capacidad cerebral, estableciendo nuevas conexiones neuronales y fortaleciendo la red neuronal ya creada, trabajando además la coordinación ojo-mano, la motricidad tanto fina (manipulación de los diferentes objetos y materiales) como gruesa (desplazamientos por el aula en busca de aquellos objetos que le resultan más atractivos) y la convergencia ocular (discrimina un objeto entre varios y se pone en movimiento para alcanzarlo).

Esta actividad, sin ser dirigida, pone en contacto a los niños con una variedad de objetos que no tienen una finalidad predeterminada ofreciéndoles un máximo de oportunidades de estimulación.

Además de todo esto, el nivel de disfrute, interactuación con el resto de compañeros, el ambiente de trabajo y respeto que estos espacios generan y el grado de motivación que percibimos en los alumnos, consideramos esencial realizar este tipo de actividades semanalmente.

¡Lo hemos pasado fenomenal!